Pagina Principal Informacion sobre el Foro  
 
<< Atrás  
 
Nuestra Propuesta
Quienes Somos
Documentos Clave
Monitoreo de Medios
Vínculos
Preguntas Frecuentes
• • •
Cómo Participar
Ir a la Página PrincipalIr a Version Solo TextoContactanos
e-Voluntariado
Comisión de Análisis Político

Monitoreo de Medios

Siempre la desilusión
(31/05/2007)

A dos meses de la sanción de la polémica ley Las causas contra la reforma del Consejo deambulan sin juez
(02/05/2006)

Un Kirchner hacia adentro y otro hacia afuera
(19/03/2006)

  Buenos Aires, 24 de Septiembre de 2017  
  Mapa - Sugerencias - Imprimir >>
Articulo de opinión

REFORMA POLITICA, PARA QUE? (14/09/2005)

Existe la impresión de que la Reforma Política, a pesar de haber tenido -tiempo atrás- mucha presencia en los medios, no fué formulada de un modo que pudiera ser entendida fácilmente. Representación, listas sabana, circunscripciones, tachas, voto electrónico, internas abiertas, entre otros temas, se visualizaron mas como cuestiones técnicas que como realidades que tocaban los intereses concretos de la gente.

Por otra parte la incidencia que conceptos como supremacía constitucional, división de poderes, o independencia del Poder Judicial podían tener en la vida cotidiana parecieron mas propios de especialistas que del hombre común. En definitiva la ciudadanía no pudo percibir cómo ni porqué las cosas cambiarían con la Reforma Política. Por eso tal vez, muchos se sintieron mas identificados, en su esperanza y en su desesperanza, con aquel grito de “que se vayan todos!”

Las siguientes reflexiones apuntan a describir –aunque mas no sea que en forma esquemática- el modo en que podría producirse cambios sustanciales en nuestra vida social si se aplicaran los principios y las técnicas de la Reforma Política.

En ese sentido podemos ver que:

• La Reforma Política posibilita la creación de nuevas fuentes de trabajo: La Reforma Política desarrolla vías y procedimientos para que la ley y la Constitución rijan por encima de la voluntad de los gobernantes. Consolida la seguridad jurídica y garantiza la estabilidad de las instituciones, creando el clima de confianza que atrae las inversiones productivas y crea nuevas fuentes de trabajo. Borra de un plumazo al clientelismo político que nada hace por crear empleo y utiliza a los desocupados como mano de obra barata para sus acciones políticas.

• La Reforma Política alienta el progreso: La actual generación de argentinos vive peor que las anteriores. La corrupción y la impunidad de la dirigencia hicieron del granero del mundo un país donde hay chicos que viven al borde de la inanición. El poder politico se ejerce como dominación; la demagogia, el sectarismo y la intolerancia se han legitimado como un estilo de hacer política, y la aptitud para gobernar ha quedado relegada como una cuestión menor. La Reforma Política , sienta las bases para diseñar un nuevo y moderno Estado de Derecho y convierte a los partidos políticos en los instrumentos idóneos para construirlo y consolidarlo. Crea un sistema de poder equilibrado, con manos limpias, con espíritu de grandeza y con el compromiso irrenunciable de poner al país en la senda del progreso.

• La Reforma Política fomenta el respeto a la gente: La Reforma construye un sistema con auténtica representación política donde los diputados se sienten identificados por un electorado al que deben rendir cuentas. Desaparecen las representaciones “difusas” y se asegura que las necesidades de la gente serán atendidas sin necesidad de hacerse oír con cacerolazos, piquetes o sometiéndose al vasallaje humillante de los punteros. Con verdadera representación política el sistema convierte al ciudadano en soberano, en el centro y eje de la política. Se enriquece, además, el andamiaje institucional con instrumentos concretos que aseguran que el respeto a sus derechos estará garantizado por una Justicia independiente, idónea y oportuna.

• La Reforma Política es un motivo para volver: Perdidas las esperanzas de vivir con dignidad, miles de argentinos emigraron con el corazón desgarrado; el horizonte de sus vidas fue reemplazado por un abismo que se abrio a sus pies. Emigrar fué un desesperado acto de fe. Ellos – hijos, hermanos, amigos- están pidiendo un motivo para volver. Honestidad, idoneidad, reconocimiento al mérito personal, estabilidad, progreso, libertad, justicia, trabajo y la posibilidad de acceso a la propiedad son un irresistible motivo para volver. No depende de ellos ni de la tierra que los recibió, depende de nosotros.

• La Reforma Política nos pone de cara al futuro: La Reforma constituye el punto de partida para un sistema político renovado; impone eficacia y transparencia en la gestión pública y desbarata la maraña de intereses que anidan en las esferas de poder. Asegura el respeto a la ley y la estabilidad de las instituciones y construye el marco de referencia necesario para pensar hacia delante. Con Estado de Derecho y con partidos renovados por la confiada incorporación de la ciudadanía se remueven los obstáculos que impiden que la Argentina se ponga de cara al futuro.

• La Reforma Política favorece la unión nacional: Hoy se agigantan tendenciosamente fantasmas del pasado y se fomenta el desencuentro entre los argentinos. Nos encontramos con una sistematica accion para enfrentarnos los unos a los otros, que busca someter a un sector de la ciudadania con la mentira, la amenaza y la exacerbación de viejos rencores. Sólo la Reforma Política puede instaurar una nueva relación social basada en la verdad, el respeto, el perdón, la igualdad, el imperio de la ley, la justicia y la libertad podrá vertebrarnos como Nación. Sólo la Reforma Política que haga de los partidos instituciones democráticas, con dirigentes honestos e idóneos que se renueven periódicamente, con legisladores y funcionarios que pongan el interés nacional por encima del interés de su partido o del suyo propio, podremos reencontrarnos como hermanos.

• La Reforma Política nos permite crecer: La Reforma Política permite salir de la decadencia y el estancamiento. Garantiza la división y la independencia de los poderes del Estado, sin interferencias, presiones, ni usurpación de competencias. Alienta la renovación política para que la ciudadanía pueda vencer el escepticismo y volcarse a un compromiso que es la única garantía de que los gobiernos sean de todos y para todos. Propicia el debate para consensuar las políticas de Estado que permitan conducir al país con una visión de largo aliento. Proyecta modernos sistemas para mejorar la gestión de gobierno, fortalece las instituciones y alienta el crecimiento.

• La Reforma Política es garantia de estabilidad: El sistema institucional argentino está sometido al vaivén caprichoso de gobernantes que aplican la ley y la Constitución según su conveniencia; la sociedad, en estado de shock, es incapaz de superar el desconcierto y trabajar para el día después. Sólo una Reforma Política que restaure la vigencia del Estado de Derecho y construya instituciones que le den permanencia permite planificar para el largo plazo y alcanzar la estabilidad. El fracaso argentino ha sido hijo de la corrupción, la impunidad, la ineptitud y la autocracia. Sólo una Argentina plural y verdaderamente democrática que respete las instituciones y promueva el diálogo franco entre todas las fuerzas políticas es garantía de estabilidad.

• La Reforma Política afianza la seguridad: La Reforma Política crea los mecanismos para encarar con éxito el crimen y sus causas. Propone la reestructuración del Poder Judicial para enfrentar las nuevas modalidades del crimen y desarticula a los grupos de poder asociados a la delincuencia; transparenta el manejo de los fondos públicos y pone fin al delito como una de las formas de financiar la política. Reforma y moderniza los organismos de seguridad; adapta la legislación penal al complejo desafío de hoy y crea un sistema superador de la fragmentación de jurisdicciones y competencias. Trabaja con firmeza y sensibilidad para erradicar las causas sociales que acorralan a los más necesitados y los vuelcan a la marginalidad.

EPILOGO

Otros temas igualmente relevantes de nuestra vida social, en los que el desquicio de la política hizo estragos (clase media, juventud, gobernabilidad, educación, salud, autoridad, familia), se analizaron también a la luz de los principios y las técnicas de la Reforma Política. Los resultados fueron tan positivos y esperanzadores como los que se acaban de mencionar.

Por Miguel E. Sanguinetti

El autor es Coordinador de “Reforma Politica para la Republica”